lunes, 25 de junio de 2012

No sé de dónde sale esta voz que de tanto en tanto me domina.
Ni de quién son estos ojos que miran lo que otros no pueden ver.
A quién pertenencen estas manos que tiran de los cabellos al viento para no dejarlo ir del todo.
Quién camina sobre estas piernas,
a dónde dirigen estos pies cansados,
 estos zapatos sin cordones.
Juro que me sorprendo por la noche al despertarme con el latido de un tambor debajo de la piel.
Yo siempre me supe muerto.
Entonces ¿quién es este que me invade con su sangre fértil?
¿Por qué esa sonrisa que no es cínica,
sí la de un hombre que viene de beber en el río de los colores?
Esta piel, antes seca y ahora valle.
Este aliento, antes desierto y ahora brisa.
Este hombre, antes Nada y ahora Todo.
¿Qué me has hecho?

No hay comentarios:

Publicar un comentario