jueves, 15 de diciembre de 2011

Me estabas esperando


El mar es la metáfora en la que cabe todo nuestro discurso, agota las metáforas, las imágenes, la grandilocuencia y las baladas. Hasta que por fin callamos y es entonces cuando empieza a hablar, dentro de nuestro silencio.
Me gusta venir aquí, a esta franja de esperanza granulada que me separa de ese horizonte de espuma susurrante. Me siento entre troncos podridos que ha traído la marea y hundir las manos en la arena húmeda, donde podría enraizar a poco que cerrase los ojos y me dejase convencer por mi impulso. Siempre llego lleno de ruido, de ira, de justificaciones, cargado de razones porque en mi mundo yo soy el certero, el justiciero, el sabio, el indignado. En mi mundo de calles asfaltadas y edificios con demasiadas ventanas yo soy el ofendido y los demás los ofensores. Pero aquí, cuando el mundo pequeño estalla en una pompa de jabón y se abre el Mundo de verdad, el que jamás abarcaré comprendo que sólo los muy estúpidos dicen estupideces. Así que, avergonzado, una tras otra, las olas me hacen callar, me susurran shhhh como una madre comprensiva con su hijo impaciente. Calla, escucha, calla, escucha. Siempre han estado aquí, en este vaivén que nunca se termina, entre las coronas de espuma que el viento despeina: todas las preguntas, todas las respuestas. Será por eso que el mar tiene siempre pinta de carcajada, aún cuando se irrita, o cuando te reta, o cuando te pacifica. Será esa carcajada que me hace cosquillas y que me limpia como la música clásica, como un buen libro, como una pintura...Como verte a ti, esperando con ese apresuramiento al verme, con ea inquietud de colegiala, con ese enorme interrogante en tu mirada que de nada sirve aquí.
Rozando tu pelo cerca del mar no soy capaz de tejer telarañas. Sólo puedo desnudarme, abrazarte, dejar que acaricies mi pelo y contemplar como esa gaviota parte el trazo de un avión por la mitad antes de alejarse ¿a dónde?
Sólo puedo soñar que mi alma querría balancearse siempre entre tus brazos y los de el mar.

1 comentario:

  1. Víctor, aquest és el escrit més preciós que he llegit fins ara del teu blog!!! serà perquè m'has tocat la meva fibra sensible, serà perquè has parlat del meu vell amic: EL MAR!!!! jo sempre enamorada del mar, les seves abraçades són màgiques, i els seus silencis plens de vida.

    ResponderEliminar