jueves, 2 de junio de 2011

Nací sin tí (Cantares Gallegos I) Rosalía de Castro



Nací cuando las plantas nacen, en el mes de las flores nací, en una alborada suavísima, en una alborada de Abril. Po eso me llaman Rosa, la del triste sonreír, con espinas para todos, sin ninguna para tí.


Nací sin miedo porque sabía que tú estabas ya aquí, porque sentía tus palabras como el murmullo de un caño, porque notaba tus caricias como un suave temblor.

Nací para hacerme hombre sin dejarme mucho en el camino, para ver el mundo tan grande desde lejos de la barrera que tus brazos tejían para protegerme.

Nací para hacerte llorar, porque en las lágrimas inevitables está el pálpito de la Vida.

Han pasado ya tantos años que nuestros ojos se miran con el mismo cansancio. Pero cuando te veo sonreir, entonces me estremezco y recuerdo porqué nací.

En tus manos agotadas que ya no pueden sostenerme me pides sostén, agarras el aire y esperas que yo le de consistencia, esperas mi caricia sin importar que mis dedos se tropiecen en tu vieja piel. Desearías tanto que yo volviera a tu regazo, junto a tu pecho, una vez más. Yo nací por tí.


Por tí no puedo dormirme, por tí no puedo agotarme, por tí no puedo resignarme.

Por tí el Universo sigue estando en mi bolsillo de soñador impenitente, y si me pides estrellas yo te hago una guirnalda y la cuelgo de tu cuello sin yugo.

Por tí tengo que reir.

Por tí tengo que ser feliz.

Por tí tengo que ser rebelde, viajero, nómada de amores y vidas, de lugares y palabras. Por tí la Existencia tiene que ser una aventura. Sólo por tí, no tengo derecho a bajar la cabeza y dejar que encadenen mis pies.

Porque te lo prometí el día que llamé a tu puerta para que me dejaras nacer de tu carne.

Te dije que era un ángel que venía a hacerte feliz.

Hoy quiero cumplir mi promesa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario