lunes, 23 de mayo de 2011

Añoranza ( A mi tiempo futuro)



Añoro el silencio del camino, el viento en mi rostro, la caricia de aquella quietud que me preparaba para el movimiento. Cierro los ojos, llenos de tantas cosas que ya no me caben en las pupilas y busco refugio en el latido de mi corazón.


Añoro cuando mi boca rugía en la risa y gritaba en el llanto, cuando las canciones venían a mi boca sin irlas a buscar, la mano de los amigos perdidos, las pestañas de los amores olvidados, el número de estrellas que podía contar sentado durante horas frente al mar.


Añoro la fuerza de mis brazos para alzarte cuando caías, la certeza de mi cuerpo para curarte el temblor en las noches frías, el cordel que mi mirada tendía entre la fantasía y yo.


Añoro los cuentos de la niñez, cuando el Mundo era mi juego, cuando encontraban dragones tras las piedras, cuando el miedo se iba con sólo mirarlo de frente.


Añoro lo que nunca se fue del todo, perdido está en un lugar muy hondo de mí a dónde ya no puedo llegar.


Te añoro a ti.


Los caminos se van acabando, las esperanzas son como los crepúsculos inalcanzables desde mi ventana, las cicatrices se hacen arruga, se me van tatuando en el alma. Ya no siento el calor de las palabras, ya no me estremece el descubrimiento, no quedan horizontes que dibujar con letras, no hay poesía en esta mañana de humos grises, gente triste, perdida que mira sin ver, que oye sin escuchar, que habla sin decir.


Añoro ser de verdad. Añoro Ser.


Y en la añoranza se acerca el final. Y yo lo espero, sentado, viejo, tranquilo. La vida no se puede escoger. La vida sólo se puede vivir. Y yo, añoro todo los pasos que no dí, que ya no daré.


Añorar es la vejez. Añorar es morir.

3 comentarios:

  1. Dice un gran sabio llamado Joaquín Sabina que no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió. Y que razón tiene.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es que añoramos los pasos que no dimos porque ellos dibujan el camino que no anduvimos.

    ResponderEliminar
  3. Añoranza es melancolía, epitafio en una tumba fría, que desafía a un tiempo prescrito albergando una nueva filosofía.

    ResponderEliminar